Soy Venu
Ahora, por fin, he conseguido vivir con plenitud y estar completamente en paz, pero no siempre fue así.

Durante muchos años, mi pasión ha sido cocinar. Tuve diferentes trabajos hasta que llegué a un lugar que creí que me haría absolutamente feliz para siempre: monté mi propia empresa, una empresa que unía mi pasión y mis valores.

 

Todos soñamos con una meta y pensamos que cuando llegamos a ella los temores, las inseguridades y los miedos se esfuman y la felicidad infinita aparece, pero en ese momento, cuando logré lo que quería, ¡bum! Sentí que no era feliz.

Había conseguido uno de mis sueños pensando que sería feliz de por vida. Sin embargo, todavía me sentía vacía por dentro, como si me faltara algo…

Soy Venu
Ahora, por fin, he conseguido vivir con plenitud y estar completamente en paz, pero no siempre fue así.

Durante muchos años, mi pasión ha sido cocinar. Tuve diferentes trabajos hasta que llegué a un lugar que creí que me haría absolutamente feliz para siempre: monté mi propia empresa, una empresa que unía mi pasión y mis valores.

 

Todos soñamos con una meta y pensamos que cuando llegamos a ella los temores, las inseguridades y los miedos se esfuman y la felicidad infinita aparece, pero en ese momento, cuando logré lo que quería, ¡bum! Sentí que no era feliz.

Había conseguido uno de mis sueños pensando que sería feliz de por vida. Sin embargo, todavía me sentía vacía por dentro, como si me faltara algo…

Probé de todo: leí sobre espiritualidad, sobre cómo estar en el presente, en el aquí y el ahora, leí, también, sobre no juzgar a los demás, sobre la importancia de la compasión y de los lugares tan maravillosos a los que podemos llegar cuando la ponemos en práctica. Vamos, me sabía de memoria todas las teorías que te puedas imaginar y todo eso de “el universo siempre conspira a tu favor” o “todo sucede para algo” y lo repetía yo misma sin enterarme realmente de qué iba la cosa..

 

Leía cosas que me hablaban de desaprender y de “conectar con tu naturaleza más profunda”. Medité. Medité mucho y tenía la sensación constante de que no me servía para nada.Había algo en todo aquello que se me escapaba, algo que no lograba comprender y sentía que seguía conectada a una autoestima baja, a hablarme mal en muchos momentos, a seguir enganchada en el pasado, a depender emocionalmente de mis parejas, a sentirme culpable por todo y, por más que intentaba trabajarlo, no encontraba la manera de solucionarlo.

Todo eso cambió cuando me crucé con TheWork.

Probé de todo: leí sobre espiritualidad, sobre cómo estar en el presente, en el aquí y el ahora, leí, también, sobre no juzgar a los demás, sobre la importancia de la compasión y de los lugares tan maravillosos a los que podemos llegar cuando la ponemos en práctica. Vamos, me sabía de memoria todas las teorías que te puedas imaginar y todo eso de “el universo siempre conspira a tu favor” o “todo sucede para algo” y lo repetía yo misma sin enterarme realmente de qué iba la cosa..

 

Leía cosas que me hablaban de desaprender y de “conectar con tu naturaleza más profunda”. Medité. Medité mucho y tenía la sensación constante de que no me servía para nada.Había algo en todo aquello que se me escapaba, algo que no lograba comprender y sentía que seguía conectada a una autoestima baja, a hablarme mal en muchos momentos, a seguir enganchada en el pasado, a depender emocionalmente de mis parejas, a sentirme culpable por todo y, por más que intentaba trabajarlo, no encontraba la manera de solucionarlo.

Y todo eso cambió cuando me crucé con TheWork.

Probé de todo: leí sobre espiritualidad, sobre cómo estar en el presente, en el aquí y el ahora, leí, también, sobre no juzgar a los demás, sobre la importancia de la compasión y de los lugares tan maravillosos a los que podemos llegar cuando la ponemos en práctica. Vamos, me sabía de memoria todas las teorías que te puedas imaginar y todo eso de “el universo siempre conspira a tu favor” o “todo sucede para algo” y lo repetía yo misma sin enterarme realmente de qué iba la cosa.

 

Leía cosas que me hablaban de desaprender y de “conectar con tu naturaleza más profunda”. Medité. Medité mucho y tenía la sensación constante de que no me servía para nada. Había algo en todo aquello que se me escapaba, algo que no lograba comprender y sentía que seguía conectada a una autoestima baja, a hablarme mal en muchos momentos, a seguir enganchada en el pasado, a depender emocionalmente de mis parejas, a sentirme culpable por todo y, por más que intentaba trabajarlo, no encontraba la manera de solucionarlo.

Y todo eso cambió cuando me crucé con TheWork.
APRENDER A PRACTICAR THEWORK ME HA CAMBIADO LA VIDA COMO NUNCA.

Gracias a TheWork ahora sé observar la realidad de otra manera, desde otro lugar. Ahora trabajo mis pensamientos cada día para darles el lugar que merecen y consigo que sentimientos como la frustración, la rabia, el miedo, la angustia o los bloqueos me sirvan para darme cuenta de lo que realmente pasa en mi interior y hacer que cada vez aparezcan menos en mi vida.

APRENDER A PRACTICAR THEWORK ME HA CAMBIADO LA VIDA COMO NUNCA.

Gracias a TheWork ahora sé observar la realidad de otra manera, desde otro lugar. Ahora trabajo mis pensamientos cada día para darles el lugar que merecen y consigo que sentimientos como la frustración, la rabia, el miedo, la angustia o los bloqueos me sirvan para darme cuenta de lo que realmente pasa en mi interior y hacer que cada vez aparezcan menos en mi vida.

Antes miraba el mundo desde otra perspectiva.

Por ejemplo, pensaba continuamente que si alguien no hacía lo que yo esperaba, era por algo en concreto. A ver si te suena: “si no me da un beso de buenos días es porque ya no me quiere”, “si no hace la cama a pesar es porque es un machista que se espera que yo haga todo”, “si mi amiga me cancela varias veces un plan es porque no le apetece verme”, “si tiene el armario lleno de ropa es porque es consumista”, “si come carne es porque no le importa el planeta”

Juicios, juicios y más juicios.

Todas estas creencias que solemos repetirnos en forma de pensamientos se amontonan en nuestro cerebro creando un bucle de ideas totalmente negativas y confusas.

 

Al descubrir TheWork me di cuenta de que la mayoría de las historias que creaba yo misma, nada tenían que ver con la realidad. A través de practicar TheWork, aprendí a gestionar esas historias y a ver la realidad tal y como es. Y oye, no sabes lo que alivia vivir así y ver la vida desde este lugar. ¡Es una pasada!

Antes miraba el mundo desde otra perspectiva.

Por ejemplo, pensaba continuamente que si alguien no hacía lo que yo esperaba, era por algo en concreto. A ver si te suena: “si no me da un beso de buenos días es porque ya no me quiere”, “si no hace la cama a pesar es porque es un machista que se espera que yo haga todo”, “si mi amiga me cancela varias veces un plan es porque no le apetece verme”, “si tiene el armario lleno de ropa es porque es consumista”, “si come carne es porque no le importa el planeta”.

Juicios, juicios y más juicios.

Todas estas creencias que solemos repetirnos en forma de pensamientos se amontonan en nuestro cerebro creando un bucle de ideas totalmente negativas y confusas.

 

Al descubrir TheWork me di cuenta de que la mayoría de las historias que creaba yo misma, nada tenían que ver con la realidad. A través de practicar TheWork, aprendí a gestionar esas historias y a ver la realidad tal y como es. Y oye, no sabes lo que alivia vivir así y ver la vida desde este lugar. ¡Es una pasada!

¿QUIERES PROBARLO Y VER CÓMO CAMBIAN TUS PENSAMIENTOS DESDE YA?
La realidad siempre es una historia concreta, siempre la misma.

La clave está en cómo la ves tú y en cómo decides asimilarla. La realidad es la que es, lo que sientes es lo que tú eres capaz de crear, de contarle a tu cerebro y si lo que sientes no está bien gestionado, te puede hacer sufrir muchísimo. Sin embargo, si aprendes a gestionar bien lo que te cuentas, lo único que queda es la libertad y el amor a ti misma.

¿QUIERES PROBARLO Y VER CÓMO CAMBIAN TUS PENSAMIENTOS DESDE YA?
La realidad siempre es una historia concreta, siempre la misma.

La clave está en cómo la ves tú y en cómo decides asimilarla. La realidad es la que es, lo que sientes es lo que tú eres capaz de crear, de contarle a tu cerebro y si lo que sientes no está bien gestionado, te puede hacer sufrir muchísimo. Sin embargo, si aprendes a gestionar bien lo que te cuentas, lo único que queda es la libertad y el amor a ti misma.

A TRAVÉS DE ESTE PROGRAMA GRATUITO, APRENDERÁS A RELLENAR LAS DOS HOJAS DE TRABAJO QUE UTILIZAMOS CUANDO HACEMOS THEWORK Y EMPEZAR A PRACTICAR THEWORK

TheWork me ha cambiado la vida de tal forma que ahora tengo la necesidad de compartir esto con todo el mundo, por eso he creado mi propia comunidad TheWork by Venu en la que ya somos más de 12000 personas. Todos reciben cada semana dos newsletters con aprendizajes sobre TheWork que te ayudarán a cambiar desde ahora mismo.

¿Quieres formar parte de la comunidad TWV?
A TRAVÉS DE ESTE PROGRAMA GRATUITO, APRENDERÁS A RELLENAR LAS DOS HOJAS DE TRABAJO QUE UTILIZAMOS CUANDO HACEMOS THEWORK Y EMPEZAR A PRACTICAR THEWORK

TheWork me ha cambiado la vida de tal forma que ahora tengo la necesidad de compartir esto con todo el mundo, por eso he creado mi propia comunidad TheWork by Venu en la que ya somos más de 12000 personas. Todos reciben cada semana dos newsletters con aprendizajes sobre TheWork que te ayudarán a cambiar desde ahora mismo.

¿Quieres formar parte de la comunidad TWV?

¿QUIERES EMPEZAR A PRACTICAR THEWORK AHORA MISMO?

En estas hojas de trabajo lo que haremos es responder a pensamientos que indagan en nuestro interior. Al contestar, empezarás a sentirte libre de cualquier pensamiento negativo.

 

¿Quieres empezar a practicar The Work ahora?

Este contenido podría ser de pago, pero he decidido compartirlo contigo de forma gratuita.


    ¿QUIERES EMPEZAR A PRACTICAR THEWORK AHORA MISMO?
    A través de esta guía gratuita mejorarás la única relación que puedes cambiar: la de ti, contigo

    En estas hojas de trabajo lo que haremos es responder a pensamientos que indagan en nuestro interior. Al contestar, empezarás a sentirte libre de cualquier pensamiento negativo.

     

    ¿Quieres empezar a practicar The Work ahora?

    Este contenido podría ser de pago, pero he decidido compartirlo contigo de forma gratuita.


      ÚNETE A MI COMUNIDAD
      Dos veces a la semana mando un email a mi comunidad. Cada email es una oportunidad para reflexionar, aprender a entrenar la mente y poder gestionar mucho mejor nuestras emociones

      “Me encanta leer tus emails porque reflexiono muchísimo con ellos”.
      Esto me lo dicen a diario cuando mando un correo. ¿Quieres ver si a ti te pasa lo mismo?

        A través de esta guía gratuita mejorarás la única relación que puedes cambiar: la de ti, contigo

        Lo más bonito de practicar TheWork es que te responderás tú y solo tú a través de tus respuestas.

        Te aseguro que tu propia sabiduría te va a llevar al lugar que necesitas.

        Conseguirás conectar con tu parte más sincera, accederás a tu verdad y encontrarás claridad en situaciones que en otros momentos te han creado confusión y sufrimiento.

        Y ahí, justo ahí es donde todo se transforma.

        Ahí, justo ahí es donde acabarás la guerra: dentro de ti misma.

         

        ¿Quieres empezar a practicar The Work ahora?

        Este contenido podría ser de pago, pero he decidido compartirlo contigo de forma gratuita.

          <div class="column-half"
          <div class="column-half"